Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


Channel Description:

Sierra Morena, Cordilleras Béticas, Marismas del Guadalquivir y mucho más.

older | 1 | .... | 26 | 27 | (Page 28)

    0 0




    Hoy vamos a bajar de las regias cumbres segureñas para disfrutar de la fauna y flora de bosques y ríos, incluso de la que se encuentra cerca de los pueblos como vamos a ir comprobando durante el reportaje.

    Aunque estemos abajo en los valles no vamos a perder en ningún momento la compañía de formidables picos como El Yelmo (1.809 metros), bien visible desde pueblos como Orcera, Cortijos Nuevos o Segura de la Sierra. Precisamente en esta última localidad tuve mi "campamento base" (gracias a la hospitalidad de Javi Reyes) desde el que organizar las salidas, viendo allí mismo al roquero solitario, la cabra montés y diversos pajarillos sin salir del pueblo. En los trayectos entre los mencionados pueblos y otros como Pontones o Santiago de la Espada también conté con los animados abejarucos y distintas especies de aves rapaces.


    El Yelmo mostrando los estragos del incendio del año pasado

    Roquero solitario (Monticola solitarius) en una pausa de su melancólico recital

    Joven macho de cabra montés (Capra pyrenaica)

    Volantón de escribano montesino (Emberiza cia)

    Abejaruco (Merops apiaster)

    Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Culebrera (Circaetus gallicus)

    Un sitio que tenía ganas de volver a ver era la laguna de La Hueta después de todo lo que ha llovido este año, siendo todo un gustazo verla tan llena en pleno verano (el año pasado en junio ya estaba seca). Que no os engañe la fotografía, porque el agua llegaba hasta donde empiezan los juncos y no es sólo el espacio que se ve en el centro.
    Allí era de esperar la abundancia de odonatos y lepidópteros, pero sobre todo tenía ganas de ver las ranitas meridionales al haber por estas fechas metamórficos por doquier en el fresco verdor de los juncos. También las aves tuvieron su parte de protagonismo al ver algunas currucas rabilargas en los matorrales de zonas más térmicas y un grupito de vencejos reales en incansable caza de insectos.



    Lestes dryas

    Lestes barbarus

    Orthetrum coerulescens

    Hechicera (Brenthis hecate)


    Ranita meridional (Hyla meridionalis)

    Ranita meridional (Hyla meridionalis)

    Ranita meridional (Hyla meridionalis)

    Curruca rabilarga (Sylvia undata)

    Vencejo real (Apus melba)

    El valle del río Madera era otro claro objetivo al ser época de floración de la orquídea Epipactis palustris, de la que de momento en toda Andalucía sólo se conoce su presencia en dos localidades de este parque natural. En ese prístino ambiente de aguas limpias también crece otra orquídea, Platanthera algeriensis, y el cauce es sobrevolado por tres especies de caballitos del diablo del género Calopteryx junto a otros odonatos distintos que no fotografié. Además, mientras llegaba allí, quiso el azar que por fin pudiera fotografiar una culebra bastarda en esa sierra cuando encontré un juvenil tomando el sol en la carretera (por supuesto que el animal fue bien apartado del peligroso asfalto tras las fotos).



    Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

    Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

    Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

    Calopteryx haemorrhoidalis

    Calopteryx virgo

    Calopteryx xanthostoma

    Dactylorhiza elata

    Platanthera algeriensis

    Platanthera algeriensis

    Epipactis palustris

    Epipactis palustris

    Epipactis palustris

    Tras la visita a esos cristalinos cauces, con helador baño incluido, tenía una importante cita en las faldas del Yelmo Chico para disfrutar las lagartijas de Valverde después de un año entero sin verlas. En un rezumante paredón calizo donde crecen arces tuve satisfactorias observaciones de dos importantes endemismos que en este parque natural encuentran sus mejores refugios; uno vegetal (la grasilla) y otro animal (la lagartija de Valverde).
    Había que andar bien atento porque también correteaba por allí la lagartija colilarga, pero no había confusión cuando aparecía la más pequeña lagartija de Valverde con ese diseño de escamas del que me quedé prendado desde que las vi por primera vez.

    Caía la tarde y con esto hubiera podido cerrar perfectamente la jornada, pero al mirar hacia arriba me esperaba el apoteósico broche final de un fabuloso ejemplar adulto de águila real volando bastante cerca, con la fortuna de que se quedara un rato haciendo círculos allí donde la bonita luz del atardecer resaltaba mejor los detalles de su plumaje.


    Grasilla (Pinguicula vallisneriifolia)

    Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

    Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

    Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

    Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)

    Águila real (Aquila chrysaetos)

    Águila real (Aquila chrysaetos)

    Águila real (Aquila chrysaetos)

    Todo esto y lo visto en la entrada anterior condensado en poco más de dos días fue una auténtica inyección vital que necesitaba mucho. Eso es algo que me hizo volver más adelante, a finales de julio, aparte de que sinceramente se me quedó clavada la espina de ver una rapaz que me encanta. ¿Adivináis cuál? Pues os adelanto que en la siguiente expedición sí que la vi, y bien vista además.







    0 0
  • 08/16/18--10:00: Oasis en la campiña

  • Embalse del Guadalén


    El verano ha estado siendo bastante soportable hasta que llegó agosto atizando un buen manotazo en la mesa con la ola de calor.
    Aunque debería decir que ha sido soportable para nosotros, porque la fauna silvestre ha estado capeando con las altas temperaturas sin las comodidades que tenemos para mitigarlas cuando estamos en nuestros hogares. A finales de julio estuve buscando con especial interés en los puntos de agua que les ayudan a sobrellevar mejor el estío de Jaén, empezando por la Laguna Grande.
    Allí la lámina de agua se ha mantenido a diferencia del año pasado y en los cultivos circundantes no faltaron distintas especies propias de esos medios, pero este año estoy echando en falta ver alguna carraca.


    Ratonero (Buteo buteo)

    Mochuelo (Athene noctua)

    Liebre ibérica (Athene noctua)

    Alcaudón común (Lanius senator) juvenil

    Tórtola común (Streptopelia turtur)

    Abejarucos (Merops apiaster)

    Abejarucos (Merops apiaster) y abubilla (Upupa epops)

    Abejaruco (Merops apiaster)

    Abubilla (Upupa epops)

    Abubilla (Upupa epops)

    Abejaruco (Merops apiaster)

    Este verano he podido disfrutar mejor de los elanios (Elanus caeruleus) al ver de cerca a los jóvenes ejemplares que han nacido este año, hacía ya tres años que sólo conseguía verlos de lejos por este paraje. También he podido ver a los adultos, tanto posados comiendo presas como volando en su busca.






    Con las aves acuáticas no pude ver tantas especies de aves en la laguna, había agua como dije pero la vegetación no permitía escudriñarla bien. Al menos comprobé que los moritos seguían allí además de ver otras especies como cigüeñuelas, zampullines cuellinegros o somormujos.

    El 23 de julio estuve también en el Embalse del Guadalén viendo y oyendo bastantes alcaravanes. Pero lo mejor fue ver por primera vez en Jaén una aguja colinegra y cuatro pagazas piconegras, se notaba que la migración estaba en marcha y estos puntos de agua son vitales en sus duros y largos viajes, de ahí que los haya considerado oasis al titular la publicación.


    Cigüeñuela (Himantopus himantopus)

    Morito (Plegadis falcinellus)

    Alcaraván (Burhinus oedicnemus)

    Aguja colinegra (Limosa limosa)

    Pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica)

    Pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica)

    Pagazas piconegras (Gelochelidon nilotica)

    Otros años han aparecido también fumareles cariblancos, espátulas, avocetas y algún flamenco, así que tendré que estar atento y hacer alguna que otra visita antes de que me marche en septiembre para comenzar el nuevo curso. ¿Aparecerá alguna otra sorpresa interesante?


    Pagazas piconegras (Gelochelidon nilotica)





    0 0
  • 08/19/18--09:00: Sin salir de Bailén



  • Hoy me aparto de esas clásicas publicaciones mías llenas de grandes paisajes con amplios abanicos faunísticos en ellos. Opto en esta ocasión por una entrada más breve con todo el encanto de esos pequeños paseos que nos pueden enseñar interesantes especies sin salir de nuestra localidad.

    Mi pueblo, Bailén, en principio no ofrece mucho estando en medio de los olivares de Jaén con la escasa biodiversidad que permiten los monocultivos intensivos. Pero hay algunos reductos de otros hábitats que dan más juego, como es el caso de los pastizales en los que abundan las arañas tigre de la especie Argiope lobata y las chinches de las crucíferas (Eurydema ornata).



    Con un ortóptero recién capturado





    La extracción de arcilla destinada a los tejares ha creado unas charcas artificiales que con el tiempo se fueron convirtiendo en un simulacro de humedales que atrae a una interesante comunidad de odonatos (libélulas y caballitos del diablo). Como muestra he podido conseguir este verano fotografías bastante dignas de dos especies africanas en clara expansión ibérica: Trithemis kirbyi y Selysiothemis nigra.
    Con esta última, de hecho, soy yo mismo quien la ha citado por primera vez en la provincia de Jaén y os invito a echar un vistazo a este pequeño artículo que escribí sobre ello el año pasado:










    En Bailén es rematadamente sencillo ver chotacabras cuellirrojos (Caprimulgus ruficollis) desde que hace varios años di con las zonas óptimas para encontrarlos entre olivares con linderos, pastizales y campos de cereal y girasoles. En la última salida nocturna que hice pude ver seis ejemplares distintos haciendo un recorrido cortísimo junto a algunos juveniles de mochuelo (Athene noctua) tan confiados que era inevitable temer que acaben atropellados cualquier otra noche.







    La verdad es que satisface mucho poder ver esto tan cerca de casa, aunque en otras publicaciones volveremos a la dinámica de largas excursiones por la sierra y algún largo viaje que ya veréis más adelante.







    0 0




    Si tuviera que continuar con el orden cronológico de mis salidas veraniegas ahora tocaría ver varias sesiones seguidas por las sierras de Jaén, por lo que he optado por ofrecer un contenido más variado y voy a adelantar varias publicaciones de salidas posteriores por lugares y ambientes muy diferentes.

    Empiezo con el Paraje Natural del Brazo del Este, ya clásico por este blog desde que lo conocí en 2013 cuando tuve que trabajar en la cercana ciudad de Sevilla. Aprovechando que el día 16 de agosto fui a buscar piso a Ubrique (estaré allí durante el próximo curso escolar) me acerqué a dar una buena vuelta pajarera después de no haber estado allí desde finales de junio.
    Los fumareles cariblancos (Chlidonias hybrida) han tenido por lo que veo una buena temporada de cría y los juveniles estaban por casi todos lados llamando a sus padres cansinamente. Si lo suyo no es paciencia...
    Los adultos estaban mudando al plumaje invernal y dentro de pocas semanas se marcharán a África, aunque siempre hay algunos que se quedan por Doñana en vez de migrar.


    Éste opina muy claramente lo que piensa de mis fotos

    Juvenil

    Capturando libélulas en vuelo

    Juveniles






    Algunas ardeidas también destacaron en abundancia, sobre todo los martinetes (Nycticorax nycticorax) al verse bien por todos lados y a la luz del día, aunque obviamente al atardecer se veían más todavía.
    La otra especie más frecuente fue la garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) al estar como todos los años por estas fechas en paso migratorio, de manera que era bien sencillo encontrarse numerosos ejemplares sin esfuerzo.




    Juveniles








    Todo esto acompañado por el siempre magnífico repertorio de aves que suele sobresalir tanto en variedad como en cantidad de ejemplares, y sin faltar para nada la calidad en muchas de las observaciones.
    Moritos, calamones, algunas limícolas, canasteras, pagazas piconegras, garzas imperiales, patos colorados, alcaravanes, etc... y algunas aves más sin mostrar en fotografías como las espátulas o los carriceros comunes.


    Aviones zapadores (Riparia riparia)

    Pato colorado (Netta rufina)

    Moritos (Plegadis falcinellus)

    Alcaraván (Burhinus oedicnemus)

    Calamón (Porphyrio porphyrio)

    Avefría (Vanellus vanellus)

    Garza imperial (Ardea purpurea)

    Morito (Plegadis falcinellus)

    Andarríos bastardo (Tringa glareola)

    Canastera (Glareola pratincola)

    Agujas colinegras (Limosa limosa)

    Pagaza piconegra (Gelochelidon nilotica)

    Incluso el componente estético jugó un importante papel al ver a los flamencos (Phoenicopterus roseus) y otras especies de aves comiendo en la marisma junto a los caballos. Aunque no olvido que en este espacio protegido los caballos no deberían estar allí pastando, una de las muchas ilegalidades que se cometen en el paraje.






    Me despedí demasiado rápido del Brazo del Este en junio, porque está claro que durante los próximos meses haré bastantes visitas desde mi nueva residencia en la vecina provincia de Cádiz. Ya lo iréis comprobando al ver por aquí un año más la cosecha del arroz, la invernada, la llegada de las estivales, la inundación de las tablas de arroz, etc...








    0 0
  • 08/25/18--08:00: Buscando el norte



  • Tal como dije en la entrada anterior, dejo para más adelante las publicaciones que tengo pendientes de finales de julio para que el blog sea más variado en escenarios y especies. Tanto que ahora mismo dejamos las marismas sevillanas y nos trasladamos al norte peninsular con un viaje que hice por Navarra y País Vasco visitando a un amigo que me llevó a conocer fabulosos espacios naturales durante los días 10, 11 y 12 de agosto.

    El día 10 empezamos con un sitio al que teníamos especiales ganas en Artikutza, finca con pasado minero que hoy es una verdadera reserva forestal con bosques húmedos (es uno de los puntos más lluviosos) y rutas que nos permiten atravesar estas florestas y también salir a terrenos más abiertos para coronar montes de roca arenisca como Bianditz e Izu.
    Hay especies extranjeras introducidas como el roble americano, pero también abundan nuestros robles junto a extensas masas de hayas, acebos y tejos, gustándome especialmente ver el gran tamaño de estos últimos.

    La fauna no estuvo muy presente, algo que ya tenía previsto de antemano al saber bien que el sur suele ser más rico en estos temas, pero no desmereció al disfrutar de una pareja de abejeros sobrevolando el robledal, la mariposa ocelos azules en los matorrales espinosos, el grito del picamaderos negro en el hayedo y la casi continua compañía de los buitres leonados en las cimas.






    Libélula de anillos dorados (Cordulegaster boltonii)




    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Tejo (Taxus baccata)

    Hayedo

    Abejero (Pernis apivorus) hembra

    Abejero (Pernis apivorus) macho



    Ocelos azules (Minois dryas)




    La salida del día 11 era más ambiciosa y extensa, recorriendo distintos lugares de Navarra hasta llegar a la pirenaica frontera de Larra-Belagua con Francia, pasando por enclaves tan interesantes como Ibañeta, Otsagabia y Burgi, sin olvidar de comprar un queso del Roncal como colofón gastronómico después de haber estado degustando pimientos rellenos de merluza y estofado casero bien regados con sidra.


    Roncesvalles

    Roncesvalles

    Roncesvalles

    Roncesvalles

    Almirante rojo (Vanessa atalanta)

    Mirlo acuático (Cinclus cinclus)

    Chupaleche (Iphiclides podalirius)

    Otsagabia

    Otsagabia


    Nuestra Señora de Muskilda


    Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus)

    Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus)



    Para el día 12 tocó ruta senderista como el primer día, yendo por la Sierra de Aralar con sus abruptos relieves calizos que emergen sobre bien conservados bosques que nuevamente incluyen soberbios ejemplares de tejo.
    A lo visto en las fotografías hay que destacar unos camachuelos que no quisieron colaborar lo más mínimo, justo antes de que una tormenta descargara con fuerza cuando ya afortunadamente estábamos llegando al coche.





    Carábido

    Escorpión acuático (Nepa cinerea)

    Larva de sapo partero común (Alytes obstetricans)

    Larva de sapo partero común (Alytes obstetricans) más desarrollada

    Nacarada (Argynnis paphia)


    Milano real (Milvus milvus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax)



    Hay que destacar que en la misma casa de mis anfitriones en Zizurkil pude ver algunos bichos y escuchar el grito de la lechuza común, algo que hasta no hace tanto tiempo era lo más normal del mundo en los pueblos y ahora es casi un privilegio... al igual que ocurre con la luz de la luciérnaga por culpa de los asquerosos productos con los que nos estamos cargando todo.
    Un faunístico broche final a este viaje repleto de grandiosos paisajes, buena música, cervezas de trigo, comida abundante y orujos para digerirlo todo.


    Bómbix de la encina (Lasiocampa quercus)

    Luciérnaga (Lampyris noctiluca)

    La luz de la luciérnaga





    0 0




    Esto es una continuación exacta de la anterior publicación. Tras las andanzas vascas y navarras no volví a mi tierra directamente, sino que aproveché para ir a Aguilar de Campoo invitado por Alberto Benito con la oferta de ver la amenazada hormiguera oscura (Phengaris nausithous) y lo que quisiera ver ya de paso.

    Allí estaba el lunes 13 en un prado donde crecía la planta (Sanguisorba officinalis) de la que se alimentan sus orugas, de ahí su delicado estado de conservación al desaparecer este hábitat tan concreto de prados húmedos con presencia de esta planta. De hecho, esta población concreta existe gracias a las iniciativas de conservación que se aseguran de que se preserve su hábitat.

    Es la mariposa que aparece en el documental Cantábrico, donde se ve su peculiar ciclo reproductor en el que, como ocurre con otros lepidópteros de la familia de los licénidos, las orugas son recogidas y cuidadas por hormigas gracias a unas feromonas que producen para que las confundan con sus propias larvas... a las que luego devoran cuando están en el hormiguero.







    Tuvimos más especies de artrópodos en una sesión bastante completa a pesar de que ya no había mariposas apolo por entonces, llegué tarde para ello.
    Por fin pude ver hembras adultas de la especie de araña tigre que me faltaba por ver, y otro bichejo destacado fue una hormiga de terciopelo de la que os enseño su enorme aguijón que la hace poseedora de una de las picaduras más dolorosas. No en vano, en Estados Unidos llaman "cow killers" (matavacas) a otros miembros de la misma familia (mutílidos) por el dolor que causa su picadura. Otra curiosidad es que únicamente las hembras no tienen alas y eso les hace similares a las hormigas, porque en realidad están más relacionadas con las avispas.


    Quintanaluengos

    Chupaleche (Iphiclides podalirius)

    Macaón (Papilio machaon)

    Araña tigre (Argiope bruennichi)

    Hormiga de terciopelo (Ronisia barbarula)



    En cuanto a las aves, no se dio mal la cosa, no pude ver escribanos cerillos ni camachuelos pero disfruté igualmente de otras especies, como con los alcaudones dorsirrojos que no puedo ver por el sur. 



    Alimoche (Neophron percnopterus)

    Torcecuello (Jynx torquilla)

    Milano real (Milvus milvus)

    Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

    Culebrera (Circaetus gallicus)

    Nos encantan las salidas nocturnas, así que era obvio que haríamos una visitando unas charcas donde crían ranas comunes, tritones jaspeados y sapos de espuelas. Quisimos ver también algún chotacabras gris, pero con eso ya no hubo suerte.


    Catocala negra (Mormo maura)

    Rana común (Pelophylax perezi)

    Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) en estado larvario

    Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) metamórfico

    Sapo de espuelas (Pelobates cultripes) metamórfico 

    Tenía pensado invertir también la mañana del día 14 antes de emprender el largo viaje hasta Jaén, destacando que esa vez sí pude ver un escribano cerillo y lo extremadamente confiados que son los mirlos acuáticos que viven el río Pisuerga a su paso por el pueblo.


    El imponente Curavacas al fondo

    Escribano cerillo (Emberiza citrinella)

    Escribano soteño (Emberiza cirlus)

    Pito real (Picus viridis)

    Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca)

    Murciélagos ribereños (Myotis daubentonii)

    Calimorfa (Euplagia quadripunctaria)

    Mirlo acuático (Cinclus cinclus)

    Mirlo acuático (Cinclus cinclus)

    Mirlo acuático (Cinclus cinclus)

    Mirlo acuático (Cinclus cinclus)

    Podríamos haber sacado muchas más cosas si me hubiera quedado más tiempo, pero me esperaba la búsqueda de piso en Ubrique para el nuevo curso y no me apetecía hacer seguidos unos viajes tan largos, que también era importante tener momentos de simple relax veraniego.
    Además, con esto ya me lo pasé en grande, no todos los días se puede ver una de las mariposas más amenazadas de Europa junto al repertorio mostrado.







    0 0




    Tal vez recordéis que a mediados de julio hice una fabulosa escapada por la Sierra de Segura (en caso contrario podéis ver la crónica en dos partes pinchando aquí y aquí), disfrutando del tolerable verano serrano con numerosas y variadas observaciones de fauna y flora segureñas.

    Volví con las pilas cargadísimas y la experiencia fue más que satisfactoria, pero la verdad es que me quedé con las ganas de ver algún quebrantahuesos. Esto ha sido la excusa perfecta para volver a montar una expedición durante los últimos días de julio fijándome como objetivos las especies que no pude ver la vez anterior junto a otras que no me importaba en absoluto repetir.

    El primer día recorrí lugares que he conocido en tiempos recientes, cuando estuve trabajando en Cortijos Nuevos durante el curso 16/17, y desde entonces me dejaron una marcada huella al descubrir allí oportunidades de disfrutar con especies emblemáticas y/o difíciles de encontrar. Hablo de sitios como el Puntal de las Buitreras, el formidable pico Banderillas (1.993 metros) y el Calar de Pinar del Risco, que en común comparten un accidentado paisaje de colosales cortados calizos con valiosa flora, endemismos y frecuentes avistamientos de ungulados y aves.


    Mostajo (Sorbus aria)

    Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

    Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

    Cabra montés (Capra pyrenaica)

    Muflón (Ovis musimon)

    Vencejo real (Apus melba)

    Cuervo (Corvus corax)

    Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

    A las rapaces las he querido tratar aparte como tantas otras veces, lo merecen por lo sumamente bello de su silueta en el cielo que siempre nos provoca gran admiración, y por la generosidad del abanico de distintas especies que tanto se echa de menos al viajar a otros lugares de España.

    Se puede ver fácilmente que el buitre leonado de la última fotografía porta una marca alar amarilla, que ha servido para conocer algo sobre él y comprobar lo mucho que se mueven estos animales. Nació en 2015, el mismo año en que fue marcado en Sierra Mariola (Alicante), en 2107 estuvo en Retamal de Llerena (Badajoz) y este año ha acabado en Jaén... luego ves a los otros buitres y te preguntas por dónde habrán estado ellos.


    Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

    Culebrera (Circaetus gallicus)

    Águila real (Aquila chrysaetos)
    Halcón peregrino (Falco peregrinus)

    Gavilán (Accipiter nisus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Los pájaros más pequeños no desmerecen en absoluto, precisamente algunos de ellos como la curruca tomillera y la collalba rubia eran objetivos que quería ver y motivarían una visita a esta sierra por parte de ornitólogos tanto extranjeros como nacionales. Saliendo bien temprano por la mañana tuve tiempo de ver estos paseriformes en compañía de otros también muy agradecidos.


    Curruca tomillera (Sylvia conscipillata)

    Curruca tomillera (Sylvia conscipillata)

    Curruca tomillera (Sylvia conscipillata)

    Alcaudón común (Lanius senator) juvenil

    Collalba gris (Oenanthe oenanthe) adulta

    Collalba gris (Oenanthe oenanthe) juvenil

    Collalba rubia (Oenanthe hispanica), hembra adulta

    Collalba rubia (Oenanthe hispanica), macho adulto

    Collalba rubia (Oenanthe hispanica) juvenil

    De entre todos ellos tenía especiales ganas de volver a ver al roquero rojo (Monticola saxatilis), de hecho el madrugón y la salida por unos cortados en concreto fueron motivados por intentar verlo. Pude ver un par de juveniles como el de la primera foto y al macho del resto de la serie, que a veces parecía como si me fuera siguiendo. Creo que fue un éxito esta parte de la salida al ver los pájaros anteriores y al precioso macho de roquero solitario tan cerca, pero esto aún no ha acabado.








    Aquí viene el plato fuerte. La otra vez me fastidió tanto no ver ningún quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) que hice una ruta senderista centrada en tener oportunidades de ver a la magnífica rapaz. Y vaya que si pude ver un quebrantahuesos, con el añadido sentimental de ser aquel primer ejemplar que vi hace dos años.

    Estaba contemplando las impresionantes panorámicas de un gran cortado en compañía del bullicio de las chovas piquirrojas y del señorial planeo de los buitres leonados cuando vi aproximarse una gran silueta muy diferente a la de los buitres, pasándome tan cerca que pude ver perfectamente que se trataba de la hembra conocida como Marchena. Esta hembra, nacida en 2012 y poseedora actualmente de un plumaje precioso, ha sido madre este año por segunda vez. Esperemos que el proyecto de reintroducción siga dando frutos y en poco tiempo tengamos más parejas reproductoras por las Béticas.






    Todavía se podía redondear más la cosa. Al caer la noche quise rizar el rizo buscando chotacabras europeos (Caprimulgus europaeus), especie que en Andalucía no abunda y sólo podemos encontrar en algunas zonas de montaña como Sierra Nevada, Sierra de las Nieves, Sierra de Cazorla y Sierra de Segura.

    Oí algún macho cantar al anochecer, pero abajo en un valle, así que me marché por si tuviera más suerte de regreso viendo alguno posado en el carril. No fue así, pero al oír el canto de un autillo me interné en un pinar en su busca y tuve la gran fortuna de toparme con una pareja de chotacabras por casualidad.






    Después de esto perfectamente podría haber vuelto a mi pueblo más que satisfecho, pero aún tenía pensado quedarme un día más por allí y no se dio nada mal la cosa, dentro de poco saldrá publicada esa segunda parte que complementará de maravilla la entrada de hoy.







    0 0


    Cascada de La Toba


    Continuamos con la escapada por la Sierra de Segura que hice a finales de julio. La jornada anterior me salió tan redonda y cumplí objetivos con tan imprevista rapidez que me quedé un poco sin saber muy bien qué haría el día 31, pero siempre hay buenos planes estando en esa serranía.

    Para empezar, siempre tuve una cuenta pendiente con los verderones serranos, que aquí no suelen colaborar en absoluto y casi siempre detecto su presencia únicamente por los reclamitos que emiten en vuelo. Tocaba madrugar de nuevo para ir por ellos en el Calar de Pinar del Risco, donde al poco de llegar ya pude ver algunos grupitos volando y reclamando a lo lejos como siempre. De camino recordé que esta primavera nos salió en una grabación un macho de colirrojo real cantando en el mismo sitio donde ocurrió lo mismo el año pasado, así que inspeccioné el pinar donde lo grabamos y encontré dos cajas nido, algo que tengo que tener muy en cuenta para futuras salidas primaverales por si criaran por allí como sospecho.

    Volviendo a los verderones serranos, llegando al cortado conocido como Mirador de Juan León tuve la suerte de que no se posaran solamente en lo alto de los enormes pinos laricios como suelen hacer, sino que también escogieron los arbustos y por fin pude disfrutar en condiciones de estos fringílidos.



    Verderón serrano (Carduelis citrinella) adulto

    Verderón serrano (Carduelis citrinella) adulto

    Verderón serrano (Carduelis citrinella) juvenil

    Chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

    Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

    Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

    Escolopendra (Scolopendra cingulata)

    Araña lobo (Hogna radiata)

    Sofía (Issoria lathonia)

    Espuela de caballero



    Se suponía que la temible ola de calor llegaría al día siguiente, pero se adelantó por la tarde y me adapté a la circunstancias optando por un recorrido en coche por los valles de los ríos que menciono en el título de la entrada. Junto a los ríos Zumeta y Segura estuve flanqueado por grandiosos cortados que de por sí ya merecían la pena para hacer una excursión paisajística, pero además tuve la compañía de varias especies de aves rapaces para añadir más interés aún. 



    Halcón peregrino (Falco peregrinus)

    Culebrera (Circaetus gallicus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Águila real (Aquila chrysaetos)



    Allí donde se unen los dos ríos paré un rato a ver los barbos andaluces, endemismo del sur ibérico, y recordé que me contaron que en el río Madera todavía había orquídeas de la especie Epipactis palustris frescas. Lo que no me esperaba para nada es que además hubieran florecido otras nuevas que encontré totalmente lozanas en esas fechas de finales de julio.



    Barbos andaluces (Luciobarbus sclateri)

    Barbo andaluz (Luciobarbus sclateri)

    Capricornio verde oloroso (Aromia moschata)

    Epipactis palustris

    Epipactis palustris

    Epipactis palustris

    Epipactis palustris



    Por la noche volví a salir, por supuesto, no tuve éxito con las aves nocturnas pero me llevé una alegría al encontrar una culebra de escalera (Zamenis scalaris). Unos paisanos se acercaron con curiosidad al verme con la linterna y me estuvieron haciendo preguntas con suma curiosidad, oportunidad que vino de perlas para explicarles cómo saber que no era una víbora (insistieron demasiado en ello) y mostrarles lo inofensivo que es el animal, algo que siempre viene bien en estos tiempos en los que la oscuridad supersticiosa sigue cerniéndose sobre los reptiles.






    Llegó la mañana del 1 de agosto y tocaba regresar a Bailén, cosa que hice sin ninguna prisa y remoloneando todo lo que pude por el camino antes de salir de la sierra, aprovechando para ver todavía algunas aves más en el entorno de Pontones y unos caballitos del diablo en el río Hornos.



    Culebrera (Circaetus gallicus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Collalba gris (Oenanthe oenanthe) juvenil

    Calopteryx haemorrhoidalis macho

    Calopteryx haemorrhoidalis macho

    Calopteryx haemorrhoidalis hembra



    Me da muchísima pena no poder estar allí para el próximo curso, pero ya volveré porque tengo todavía varios asuntos pendientes... y de momento ya está proyectada la siguiente visita.
    Mientras tanto os iré enseñando salidas por otros sitios de Andalucía que he ido bicheando en agosto, porque no he estado quieto mucho tiempo que digamos.


    Piedra horadada





    0 0




    A mediados de mes tuve que desplazarme hasta Ubrique para buscar piso de cara al inminente nuevo curso, un viaje bastante largo que aproveché a la vuelta para pasar por otros sitios y regalarme unas buenas sesiones bicheras.

    Ya visteis en una entrada anterior que primero estuve en el Brazo del Este, algo que se irá repitiendo más veces a lo largo de los meses al no quedarme mal de distancia desde donde viviré, y para el viernes 17 pensé en hacerle al amigo Javi Pérez una visita en Estepa. Me propuso acercarnos a la vecina provincia de Málaga para ver algunos sitios que a él siempre le produjeron curiosidad, empezando por una parada en los formidables tajos de Peñarrubia que nos brindaron observaciones interesantes de aves rapaces y artrópodos.



    Halcón peregrino (Falco peregrinus)

    Halcón peregrino (Falco peregrinus) hostigando a un buitre leonado (Gyps fulvus)

    Halcón peregrino (Falco peregrinus) hostigando a un buitre leonado (Gyps fulvus)

    Halcón peregrino (Falco peregrinus) hostigando a un buitre leonado (Gyps fulvus)

    Águilas perdiceras (Hieraaetus fasciatus)

    Águila perdicera (Hieraaetus fasciatus)

    Araña tigre (Argiope lobata)

    Araña tigre (Argiope lobata)

    Mantis mediterránea (Iris oratoria)

    Después nos dirigimos al embalse del Guadalteba y las inmediaciones del Desfiladero de los Gaitanes. Para quien no esté al tanto, allí es donde se encuentra el ya famosísimo y actualmente muy masificado Caminito del Rey, pero nosotros estuvimos andurreando por zonas más tranquilas y solitarias, pudiendo así encontrarnos con distintas especies de aves, mamíferos y artrópodos. 

    Aparte de lo fotografiado destacó a mi parecer la presencia de trampas de seda de la araña negra de los alcornocales, y de entre lo mostrado en imágenes nos llamó especialmente la atención ver a los piquituertos alimentándose de las semillas de los eucaliptos. Javi está muy familiarizado con la especie al hacerse anillamientos y estudios con estos fringílidos en la estación ornitológica del Refugio de la Serpiente, y aun así no dejaba de sorprenderse porque uno no deja nunca de aprender cosas sobre ellos.



    Garza real (Ardea cinerea) adulta

    Garza real (Ardea cinerea) juvenil

    Papamoscas gris (Muscicapa striata)

    Piquituerto (Loxia curvirostra)

    Piquituerto (Loxia curvirostra)

    Piquituertos (Loxia curvirostra

    Murciélago sin identificar

    Jabalí (Sus scrofa)

    Acinipe sp.

    La publicación es breve en comparación con las que suelo colgar, pero está bien surtida de variedad y me quedó claro que Málaga es una tierra que debería seguir conociendo como muy bien me sugiere el Monte Huma (el que ilustra la entrada en la fotografía final y otras dos más) al recordarme que hace un par de años pensé que debería ir bicheando las Sierras Béticas a lo largo de toda Andalucía.






    0 0
  • 09/10/18--09:00: Entre Córdoba y Málaga

  • Iglesia de Santa Marina

    Continuamos con lo visto recientemente. Después de haber pajareado por el Brazo del Este (Sevilla) y bicheado por el Desfiladero de los Gaitanes (Málaga), José Carlos Sires y Esperanza Poveda me invitaron generosamente a pasar con ellos el fin de semana en Córdoba.

    Nos acabó pillando una brutal subida de temperaturas que nos reventó la acción durante la mayor parte del fin de semana, pero la mañana del sábado 18 nos salió redonda antes de que llegara el salvaje calor cordobés. Sierra Morena da nombre a este blog, pero ya sabéis que en su sector cordobés no la he conocido mucho que digamos, cosa que una vez más se pudo mejorar al elegir ir allí en busca de vencejos cafres, aves rapaces y lo que se dejara ver. Los roqueros solitarios emitían su melancólico canto desde los riscales silíceos mientras que las oropéndolas daban la nota de color en la arboleda ribereña del río Guadiato, donde numerosos pajarillos residentes y migradores bajaban a saciar la sed. Además de las especies fotografiadas se merecen una mención el martín pescador y la mariposa del madroño.



    Rana común (Pelophylax perezi)

    Roquero solitario (Monticola solitarius)

    Oropéndola (Oriolus oriolus)

    Oropéndola (Oriolus oriolus)

    Herrerillo capuchino (Parus cristatus)

    Herrerillo común (Parus caeruleus)

    Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)

    Las especies objetivo hicieron acto de presencia sobradamente, con un vencejo cafre apareciendo vertiginosamente de cuando en cuando y teniendo varios ejemplares distintos de águilas imperiales junto a buitres leonados y negros, águilas calzadas e incluso un halcón peregrino. No en vano estamos hablando de uno de los puntos fuertes de Sierra Morena.


    Vencejo cafre (Apus caffer)

    Águilas imperiales (Aquila adalberti) juveniles

    Halcón peregrino (Falco peregrinus)

    Águila imperial (Aquila adalberti) adulta

    Águila imperial (Aquila adalberti) juvenil

    Águila calzada (Hieraaetus pennatus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitres leonados (Gyps fulvus)

    Buitre negro (Aegypius monachus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Por la tarde fuimos a una laguna cercana a la ciudad con la idea de ver libélulas, entre las que destacan las citas de Selysiothemis nigra, pero lo cierto que sólo conseguimos ver Trithemis annulata como el macho de la fotografía. Poco más se dejó ver, aparte de abubillas, papamoscas grises y cerrojillos, palomas torcaces y bañistas gritones.
    Pero la noche sería mucho mejor yendo a cenar un enorme flamenquín (lomo de cerdo rebozado con jamón serrano en su interior) mientras compartíamos risas y anécdotas.


    Trithemis annulata macho

    El invasor black-bass



    El domingo 19 no pudimos sacarle provecho a la mañana con el bofetón que nos dio el calor en la ciudad, pero no nos dejamos amilanar y por la tarde fuimos a Rute para ver más vencejos cafres en el entorno del embalse de Iznájar y la enorme colonia de vencejos reales de la Cueva de las Grajas en Archidona (ya en Málaga).
    Cuando digo que la colonia de vencejos reales era enorme no exagero, yo si veo más de diez ejemplares me emociono, pero es que allí había alrededor de trescientos y al anochecer se montó un buen espectáculo al sobrevolar la cueva continuamente mientras emitían sus característicos trinos.









    Vencejo cafre (Apus caffer)

    Martinete (Nycticorax nycticorax)

    Vencejo real (Apus melba)

    Vencejo real (Apus melba)

    Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)

    Vencejos reales (Apus melba)

    Vencejos reales (Apus melba)


    Peñón de los Enamorados






    0 0
  • 09/13/18--09:00: Playa de Montijo



  • La playa de Montijo ha sido sin duda una de las revelaciones de este año para mi gusto. El curso pasado fui con un amigo que vino a visitarme a Cádiz y a ambos nos pareció de lo más interesante con su amplio surtido de aves limícolas junto a otras especies costeras a las que no estamos acostumbrados (los dos somos de interior).

    Pertenece a Chipiona y está muy próxima a Sanlúcar de Barrameda, la Doñana gaditana, con unos valores ornitológicos muy valiosos por lo tanto. Así me quedó demostrado cuando estuve la mañana del domingo 2 de septiembre viendo nada más llegar algunos vencejos moros junto a sus primos comunes y pálidos como un prometedor recibimiento.


    Vencejo moro (Apus affinis)

    Moritos (Plegadis falcinellus)

    Garzas reales (Ardea cinerea)

    Otro gran aliciente es ver gaviotas de localizada distribución como lo son la picofina y la de Audouin junto a varias especies de charranes. Se han podido ver allí estos días los charranes elegante, bengalí y rosado, pero yo me conformé con los comunes y los patinegros (que no son poca cosa, me encantan).
    Fijaos en la diferencia de tamaño de las dos especies de charranes en la última foto en la que están posados junto a unas limícolas.


    Gaviota picofina (Croicephalus genei)

    Gaviota de Audouin (Ichthyaetus audouinii)

    Charranes patinegros (Thalasseus sandvicensis)

    Charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis)

    Charranes patinegros (Thalasseus sandvicensis) y comunes (Sterna hirundo)

    Y ahora llega el atracón de limícolas, motivo más que suficiente para ir allí.
    Los vuelvepiedras fueron particularmente abundantes en bandos mixtos con correlimos tridáctilos y chorlitejos patinegros, destacando también los buenos números de chorlitos grises con algunas agujas colipintas entre ellos, así como la presencia de ostreros al ser un ave que no veo nada a menudo.

    Fue verdaderamente un gustazo pasear viéndolos alimentarse en orillas rocosas y ver de cuando en cuando pasar en vuelo sus bandadas mixtas, hasta que al avanzar la mañana era cada vez mayor la presencia de personas aumentando las molestias de éstas y sus perros sueltos.


    Vuelvepiedras (Arenaria interpres)

    Vuelvepiedras (Arenaria interpres)

    Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus)

    Correlimos tridáctilo (Calidris alba)

    Vuelvepiedras (Arenaria interpres)

    Chorlitos grises (Pluvialis squatarola) y aguja colipinta (Limosa lapponica)

    Correlimos tridáctilos (Calidris alba) y chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus)

    Charrán patinegro, ostrero, aguja colipinta y chorlitos grises

    Ostreros (Haematopus ostralegus) junto a chorlitos grises y vuelvepiedras

    Aguja colipinta (Limosa lapponica)

    Aguja colipinta (Limosa lapponica) y chorlito gris (Pluvialis squatarola)

    Chorlitos grises (Pluvialis squatarola)

    Aguja colipinta, chorlitos grises y vuelvepiedras

    A continuación me acerqué a Sanlúcar para ver las Salinas de Bonanza, pero he decidido dejarlo para otra publicación independiente y destacar así los valores de cada lugar por separado. Como imagen final he escogido la curiosa estampa de los ostreros y el charrán patinegro con un pescador de fondo.









    0 0
  • 09/16/18--09:00: Tórrida Sierra Morena



  • Julio fue un mes bastante soportable dentro de los estándares del verano mediterráneo, sobre todo después del caluroso año anterior, pero agosto se impuso con fuerza y llegó con elevadas temperaturas como queriendo que no nos malacostumbremos. No obstante, no dejé de hacer algunas salidas por el parque natural de Despeñaperros porque había que aprovechar las vacaciones y sabía bien que habría cosas interesantes que ver.

    Las cigarras han puesto banda sonora a los escenarios de secarrales en los que numerosas especies de insectos revolotean en torno a las pocas plantas en flor que había a esas alturas del año, concretamente cardos y olivardas. Himenópteros, ortópteros, coleópteros y lepidópteros aportaron un buen abanico de especies a las que agregamos otras ajenas al festín de néctar, destacando para mi gusto la presencia de la bellísima mariposa de los madroños con su comportamiento territorial en lo alto de cerros despejados y soleados.


    Abejorro común (Bombus terrestris)

    Sofía (Issoria lathonia)

    Grillo de matorral sin identificar

    Purpuricenus sp.

    Megascolia sp.

    Pandora (Argynnis pandora)

    Cigarra (Cicada sp.)

    Lestes viridis

    Mariposa del madroño (Charaxes jasius)

    Con las aves no fue menos entretenido, junto a los paredones cuarcíticos volaban a toda velocidad los vencejos reales con la ocasional aparición del más escaso vencejo cafre y a las rapaces residentes se sumó un joven alimoche migrando al sur.


    Vencejos reales (Apus melba)

    Vencejo real (Apus melba)

    Vencejo real (Apus melba)

    Vencejo cafre (Apus caffer)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus)

    Buitre leonado (Gyps fulvus) junto a un vencejo real (Apus melba)

    Halcón peregrino (Falco peregrinus)

    Alimoche (Neophron percnopterus)

    Una tarde me di una vuelta por la Sierra de Andújar viendo distintas especies de mamíferos y aves. Dos especies muy emblemáticas, el águila imperial y el buitre negro, quedaron muy lejos para mi gusto pero no por ello me quedé decepcionado del todo porque siempre es un lujo observar esas grandes rapaces, y más todavía si estaban acompañadas por el colorido de los joviales abejarucos y el curioso roquero solitario con la blanquísima silueta de las culebreras jóvenes.
    Del lince ni rastro, para no variar, hace mucho que no veo a nuestro gran felino y el motivo no es otro que la escasez de visitas que hago al parque natural en comparación con otros años.


    Ciervos (Cervus elaphus)

    Liebre ibérica (Lepus granatensis)

    Abejaruco (Merops apiaster)

    Abejaruco (Merops apiaster)

    Águila imperial (Aquila adalberti)

    Buitre negro (Aegypius monachus)

    Culebrera (Circaetus gallicus)

    Roquero solitario (Monticola solitarius)

    Ahora estoy trabajando por segundo año consecutivo en la Sierra de Cádiz y para cuando vuelva a visitar estos parajes puede pasar bastante tiempo, pero sin duda volverán por el blog.







    0 0




    El 2 de septiembre no terminó mi salida pajarera en la playa de Montijo como dije en su entrada de blog correspondiente, al tener cerca Sanlúcar de Barrameda me dirigí a las Salinas de Bonanza para seguir disfrutando de un buen atracón de aves antes de volver a casa, no sin parar primero por el camino en unas lagunas en las se pueden observar interesantes especies de anátidas junto a las numerosas fochas comunes.

    Porrón común (Aythya ferina)

    Malvasía (Oxyura leucocephala)

    Malvasía (Oxyura leucocephala)

    Pato colorado (Netta rufina)

    Ya en las salinas propiamente dichas me esperaban las clásicas gaviotas picofinas muy bien acompañadas por espátulas, garzas y flamencos entre otras especies, ya que tuve la suerte de encontrar aquello bastante solitario y tranquilo.


    Espátula (Platalea leucorodia)

    Gaviotas picofinas (Croicocephalus genei)

    Espátula aterrizando entre flamencos y garzas reales

    Espátula (Platalea leucorodia) y garza real (Ardea cinerea)

    Flamencos (Phoenicopterus roseus)

    Flamencos (Phoenicopterus roseus)

    Flamencos (Phoenicopterus roseus)

    El medio aéreo era patrullado por el águila pescadora y los charrancitos en busca de oportunidades de pesca, siendo mucho más numerosos los lances de los charrancitos al decicarse a la captura de peces más pequeños que los buscados por la gran rapaz.
    Ya se veían correlimos zarapitines en paso migratorio junto a otras aves limícolas que igualmente migran pero allí se suelen ver durante más tiempo al año.


    Águila pescadora (Pandion haliaetus)

    Águila pescadora (Pandion haliaetus)

    Charrancito (Sternula albifrons)

    Charrancito (Sternula albifrons)

    Charrancito (Sternula albifrons)

    Archibebes comunes (Tringa totanus) y correlimos zarapitines (Calidris ferruginea)

    Avocetas (Recurvirostra avosetta)

    Agujas colinegras (Limosa limosa)

    Agujas colinegras (Limosa limosa)

    Después de esto y comer un poco tocó el regreso a casa habiendo pasado una gran mañana de observación de aves, con la suerte de que en este punto concreto de las salinas tuve a todas estas especies de aves concentradas gracias a que estaban bombeando agua.
    Para la próxima publicación ya se irá viendo mi nuevo comienzo por las sierras gaditanas.







older | 1 | .... | 26 | 27 | (Page 28)